Mar del Plata - Buenos Aires NOTICIAS

“Tenemos que cuidarnos de las políticas agresivas de las grandes cervecerías”

Luego de la eliminación de un Proyecto de Ley que pretendía incrementar el impuesto interno a la cerveza, y del establecimiento de reglas más claras para el sector, Leonardo Ferrari, brewmaster de la cervecería Antares, analiza los desafíos que se le vendrán a la cerveza artesanal argentina en los próximos años.

“Yo identifico tres focos de atención: el primero y más importante es la calidad de la cerveza artesanal en el país; el segundo es el establecimiento de un marco regulatorio acorde al sector y el tercero es el desafío que nos impondrá la futura entrada de cervezas artesanales compradas por las Multinacionales: tenemos que cuidarnos de las políticas agresivas de las grandes cervecerías, que pueden resultar muy dañinas para los cerveceros más chicos”, destaca Ferrari.

En ese sentido el brewmaster de Antares grafica: “No veo que sea algo que pueda ocurrir el año que viene, pero es algo que indefectiblemente va a pasar. Por ejemplo: llega una marca premium con toda su cartera de cervezas a un bar Multimarca y le ofrece descuentos, 2×1, más alguna marca importada que maneje el conglomerado que integra y eso empezará a condicionar el mercado, por eso los cerveceros artesanales argentinos tenemos que estar unidos y resistir”.

Una de las claves para que eso suceda es que el sector artesanal argentino crezca de una manera sustentable y con calidad. “Me parece que en el país hay cervezas muy buenas, pero que todavía los cerveceros tenemos que mejorar muchísmo la calidad y en esto incluyo obviamente a Antares: si no mejoramos como segmento corremos el riesgo de que la cerveza artesanal deje de ser una cultura y que pase a ser algo pasajero”, explica Leo.

Otro de los temas que preocupa a Ferrari es el del marco regulatorio a nivel legislación para el sector artesanal: “Tenemos que adecuar la legislación que afecta al sector cervecero al nuevo escenario, porque las leyes que existen ahora fueron pensadas para el Siglo XX y no son para nada amigables con las cervecerías más chicas. El proceso para registrar nuevos productos -léase estilos- requiere de muchos meses, costo y atenta contra la innovación”.

Para finalizar, el brewmaster agrega: “El proceso de habilitación para nuevas cervecerías es muy engorroso y burocrático también. El marco regulatorio está obsoleto y tenemos que luchar para cambiarlo”.

*Entrevista: Juan Pablo Estévez – *Fotografía: Cervecería Antares

 

 

 

Comentarios del lector

Comentarios