NOTICIAS

¿Ignorancia o maldad? Un barman y “alcohólogo” atacó a las artesanales y dijo que una industrial es la mejor

(Columna de opinión) Comparar el trabajo de miles de personas con “pis de caballo” es un mero ejemplo del prototipo de mal educado. Por ese motivo me parece importante resaltar que mis observaciones serán realizadas con total respeto y buena intención.

Ya pasaron muchos años desde que la cerveza artesanal comenzó a ganar canillas en bares y paladares de los comensales en todo el país. Quizás este es el motivo por el cual oportunistas de todo tipo buscan aprovechar la noticidad de este sector gastronómico para adquirir un poco de atención.

Esta tarde me encontré con una nota en Clarin.com, donde el barman Facundo Di Genova opinaba sobre la cerveza artesanal y quienes la producen. “Lo único que tienen de ‘artesanal’ las cervezas artesanales es la falta de control bromatológico e impositivo”, comentó el entrevistado durante una nota firmada por el periodista Hernán Firpo.

NOTA CITADA: “Se acabó el reinado de las cervezas artesanales”

Según Di Genova- quien se bautizó a si mismo como “escabiógrafo”- la mejor cerveza del país es Quilmes, gracias a su nueva línea “Clásica”. Sin embargo, preguntas después tropieza con su misma trampa: “En la etiqueta de la Quilmes nueva aclaran que no tiene conservantes, eso es muy importante y creeme que se siente el día después, sin embargo la sigo criticando: si mal no recuerdo en la contraetiqueta también dice que está hecha cereales adjuntos”.

¿Cómo se explica que una persona critique así la cerveza cuando hace un año la defendía? “Tiene que ver con una búsqueda de los consumidores por algo más artesanal y menos industrializado. Son cervezas artesanales, no tienen conservantes, hay que tomarlas rápido… Es un fenómeno lindo, a mi me parece muy interesante, la cerveza es mucho más rica que una embotellada industrial, probablemente tenga un mismo precio o un poco más baratas”, comentaba en el programa Brunch de Radio Metro 95.1 en octubre de 2016. (Luego hace referencia a los problemas bramatológicos, que no dejamos de lado).

“Son miles las artesanales y algunas se convirtieron en franquicias, como la marplatense “Antares”. Una que va creciendo es la “Goyeneche”, me informan mis fuentes bebedoras”, responde en otro momento de la nota Di Genova, con notable falta de conocimiento en el sector.

Para el “escabiógrafo”, “Se acabo el reinado de la cerveza artesanal. Tambalean todas. La gente no come vidrio ni bebe veneno, al menos no de manera consciente”. Desde mi humilde opinión, lamento informarle que la revolución recién comienza.

Para cerrar esta pequeña reflexión compartida, me gustaría citar una frase del activista Martin Luther King: “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”. 

Comentarios del lector

Comentarios