Noticias

FUERTE CRECIMIENTO DE LA CERVEZA ARTESANAL ARGENTINA

La cerveza artesanal es un sector dinámico e innovador que ha experimentado un boom en los últimos tres años y está creciendo a una tasa del 30% anual, una cifra muy complicada de alcanzar en otros sectores de la economía y que demuestra la pasión y entusiasmo con la que están trabajando los productores del […]

La cerveza artesanal es un sector dinámico e innovador que ha experimentado un boom en los últimos tres años y está creciendo a una tasa del 30% anual, una cifra muy complicada de alcanzar en otros sectores de la economía y que demuestra la pasión y entusiasmo con la que están trabajando los productores del rubro.

Los datos surgen del Centro de Cata de Cerveza, que año a año realiza una encuesta a las cervecerías artesanales del país y recaba y luego estandariza la información. En 2014 se produjeron 14 millones de litros de cerveza artesanal, tres más que en 2013, cuando la producción cerró en 11 millones. Estos datos fueron chequeados con proveedores de levadura y malta, además de con las cervecerías.

“Que la producción suba tres millones de litros en un año es una cifra galopante, son unas 600 toneladas de malta”, explica Martín Boan, director del Centro de Cata y responsable del estudio.

En volumen, la producción de 2014 se repartió por establecimientos de cerveza artesanal de la siguiente manera:

  • 20% produjeron debajo de los 500 litros mensuales.
  • 45% lo hicieron en el rango de los 500 a 2.000 litros.
  • 20% de 2.000 a 5.000 litros.
  • 5% más de 10.000 litros.

En cuanto al modo de producción, el 90% se produjo en microcervecerías y el 10% en BrewPub (Un pub que en la parte de atrás cuenta con la fábrica de cerveza incorporada). Con respecto a los estilos, la encuesta arroja que por cervecería artesanal en Argentina se producen un promedio de 4,8 estilos (leáse IPA, Irish Red Ale, Stout, etc). La antigüedad promedio de los establecimientos que producen cerveza artesanal en Argentina es de seis años.

El dato que explica el boom y la explosión del sector es que el 40% de las cervecerías vigentes tienen menos de tres años en el mercado, mientras que las más longevas llevan más de 10 años en el sector y configuran el 15% de la población.

Una de las preguntas que se realizan en la encuesta a las cervecerías es cuánto piensan crecer en su producción al siguiente año, y en ese sentido cabe destacar que planean hacerlo a un 80% en general: las microcervecerías, que tienen menos tiempo en el mercado y producen menos litros, estiman que en este 2015 crecerán al 90 o 100%, es decir, que duplicarán su producción; mientras que las más grandes, que producen mensualmente una cantidad de litros importante, planean hacerlo al 38-40%.

Pero si hay producción y mercado es porque hay demanda, y lo cierto es que el público cevecero argentino poco a poco se está especializando y se anima a descubrir la cerveza artesanal.

Muchas son las causas que explican este crecimiento sostenido de la cerveza artesanal en el país y algunos referentes del sector las detallan:

  • “Los clientes quieren saber más de la cerveza, saborearla y entender las diferencias entre un estilo y otro. La cerveza artesanal brinda una gran diversidad de aromas y sabores que hoy no se pueden encontrar en el sector industrial; estamos logrando mudar de una cerveza básica a otras distintas y más complejas. Es algo parecido a lo que pasó con el vino hace 30 años, que fue cambiando del genérico al varietal. El sector de la cerveza artesanal, afortunadamente, está creciendo ordenado y eso se debe a que estamos bien entre todos, es algo que ya está instalado: el espíritu tiene que ser colaborativo y la obligación de cada cervecero artesanal es seguir abriendo puertas”, explica Pablo Rodríguez, uno de los dueños de Antares, empresa líder en el mercado de la cerveza artesanal en Argentina desde 1998.
  • “El foco de la microcervecería está puesto en la calidad y normalmente en las cervezas industriales prima el costo sobre los demás objetivos. El consumidor ya se dio cuenta de eso, aunque lo bombardeen con publicidad. La revolución cervecera no es una moda: es una cultura y vino para quedarse. Todo hace a la experiencia de la cerveza artesanal: la calidad de los ingredientes y el cuidado con los cuales se elabora. También el espíritu con el que se trabaja es importante: Bruno, nuestro Brewmaster, dice que hace cerveza con los pies clavados en la tierra y con el alma volando por los cielos: este trabajo representa para nosotros una gran libertad, lo que no quiere decir que lo descuidemos. El desafío en los próximos cinco años es mantener este crecimiento del sector entre todos, tanto en la oferta como en la demanda y ahí juega un rol central el foco en la calidad”, analiza Guido Ferrari, uno de los hermanos que son dueños de la cervecería Berlina, de Bariloche.
  • “Considero que la industria de la cerveza ofrece un producto similar en todo el mundo y la cerveza artesanal se está abriendo paso porque ofrece una variedad de sabores y gustos que no tienen otras bebidas: ni los vinos, las gaseosas o las bebidas blancas. La gente por suerte se animó a probrar cerveza artesanal y la está eligiendo. Lo fundamental es la calidad, por eso desde la Cámara de Cervecerías Artesanales de Mar del Plata estamos trabajando en poner el foco en la calidad. No queremos que ninguno de nosotros cometa errores y por eso nos ayudamos. También tenemos miedo que algunos productores empiecen a colgarse del boom y ofrezcan productos malos que arruinen el mercado, por eso hay que fomentar mucho la educación, tanto de los productores como de los clientes, algo que todavía está algo verde en el mercado”, detalla Federico Echeverry, brewmaster de la cerveza marplatense Cheverry, bicampeona sudamericana en el estilo Barley Wine.

Comentarios del lector

Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *