Noticias

Cerveza artesanal en Brasil: “Estamos viviendo una búsqueda por una identidad propia”

Hablamos con Camilla Demario, una periodista y beer sommelier.

Con una población estimada de más de 210.000.000 habitantes, la tierra de los cariocas, la samba y el “joga bonito” también es la cuna de un mercado cervecero tan grande como prometedor. 

Charlamos con Camilla Demario, periodista y sommelier de cervezas especializada en el mercado brasileño para que nos cuente desde su óptica cómo ve la evolución de este nicho en su país. 

Hubo un 37,7 por ciento de crecimiento en la cantidad de cervecerías artesanales registradas en el país vecino.

“Brasil ha acompañado el crecimiento de las cervezas artesanales como en el resto del mundo, con un ritmo acelerado de producción y expansión de consumo. Pero aún la cerveza artesanal sigue siendo un producto gourmetizado, caro para la gran mayoría de la población. Aunque es posible encontrar cerveza artesanal en grandes cadenas de supermercados en las principales capitales, el consumo todavía está restringido a una parte muy pequeña de la población”, cuenta Demario.

El paladar de los sommeliers brasileños se fue moldeando al igual que sucedió en otros mercados emergentes como el argentino. El punto de partida casi siempre suele ser Europa: “Después de la ola de las cervezas alemanas, las primeras importadas a llegar a Brasil, tuvimos la ola de las belgas y, finalmente, de las norteamericanas. Aprendemos a difrutar de las weiss, de las tripel, las IPAs, y estamos viviendo una búsqueda por una identidad propia. Recientemente, el estilo Catharina Sour, una versión de Berliner Weisse con adición de fruta y más alcohólica, entró, en carácter provisional, en el BJCP. Ahora hay que aguardar la repercusión internacional para saber si será acatado incluso como estilo en otros lugares”, explica Camilla.

Cerveza artesanal en Brasil: cómo es el mercado y qué necesitás saber

Algunas recomendadas por Camilla Demario:

Hocus Pocus (Río de Janeiro). La cervecería tiene una identidad visual psicodélica, creada por un artista plástico fan de Jorge Ben Jor (uno de los mayores íconos de la música brasileña), y cervezas excepcionales en calidad. El bar de ellos, en Botafogo, es una oportunidad para sentir el clima local y relajado de los cariocas. Para sacar lo que los brasileños han preparado con frutas, sugiero a The Princess is in Another Castle, una Berliner Weisse con maracuyá, manga, vainilla y lactosa.

Dogma (SP). Fue esta cervecería la que cambió la relación de los brasileños con las IPAs. Después de la fiebre de amargor, a menudo mal insertado y defectuoso, Dogma invirtió en insumos de alta calidad y se jugó con todo en las New England IPAs. Vendidas en latas, agotaron de los estantes mucho antes de lo que los propios socios imaginaban, y el mercado como un todo descubrió que los consumidores estaban dispuestos a pagar por cervezas de calidad, aunque más caras.

Dádiva (Jundiaí – SP). Fue creada por una mujer, Luiza Lugli Tolosa. Dádiva tiene apenas 3 años y es sinónimo de calidad. Cuenta con Sours ultrafrescas  y una serie de cervezas envejecidas en madera brasileña, a uma cultuada série de cervejas envelhecidas em madeiras brasileiras (como la Odonata #8, envejecida en “Jequitibá”. 

Cozalinda (Florianópolis – SP). Nuestros hermanos ya son viejos conocidos de Santa Catarina, en el Sur del país, y van a adorar que ahora tienen una cervecería sobre la playa para tomar buenas cervezas. Su propuesta es reflejar en las cervezas la vibra de Florianópolis, es una hermandad entre estilos y playa.

Comentarios del lector

Comentarios