Bariloche - Río Negro

De Bariloche a El Bolsón ¿Cómo es vivir en la tierra del lúpulo?

Sofía Cirnigliaro es una blogger que reside en Bariloche y cubrió para Tres Pintas, junto a la fotógrafa Sofía Lagreca, la Fiesta Nacional del Lúpulo que se desarrolló en El Bolsón, a fines de febrero. A continuación, su relato:

Hace ocho meses me mudé a la Patagonia con la consigna de vivir intensamente, embeberme de tiempo y lugar, lo cual no sólo requiere conocer, sino participar de todo lo que me rodea. Llenar el presente de momentos, entender qué cosas son representativas para la región.

Así fue como me topé con la cerveza. Sí, el chiste fácil es: “¿Todavía no la conocías?”. Sí, la conocía. Compartimos muchas charlas de amigos, muchas tardes de calor y, quizá también, noches de frío. Pero la cerveza en el Sur, especialmente en la zona de Bariloche y El Bolsón, es un estilo de vida. La cerveza no sólo se toma (y en grandes cantidades): la cerveza se respira, se siente.

Es muy usual conocer gente que produzca cerveza para su consumo, y están los más emprendedores que se dedican a la cerveza artesanal en pequeña escala. Ellos son los que me interesaron esta vez.

Fiesta Nacional del Lúpulo

El primer paso fue la cata amateur de cervezas artesanales, visitar religiosamente todos y cada uno de los bares que me rodean. El segundo, fue empezar a asistir a eventos cerveceros. Un poco el googlear, y un poco el boca en boca, me llevaron a saber que la ciudad vecina de El Bolsón organiza hace 43 años la Fiesta Nacional del Lúpulo, en homenaje a quienes trabajan en las cosechas de esa flor que identifica a las cervezas patagónicas.

La cervecería Kuruf, de Cipoletti, fue una de las presentes en la Fiesta Nacional del Lúpulo
La cervecería Kuruf, de Cipoletti, fue una de las presentes en la Fiesta Nacional del Lúpulo que se desarrolló en El Bolsón

La celebración recuerda la pequeña reunión que realizaban los trabajadores agrícolas cada año a a fines de febrero, época en la cual las flores ya están listas para darle carácter al elixir de los encuentros. “Darle carácter”, suena fuerte. Si bien todo cervecero siempre dice que “la levadura decide”; el lúpulo es quien le da identidad a la cerveza.

Las lupulinas aportan amargor, además de darle estabilidad a la espuma. El lúpulo desde su implementación, registrada en el 868 d.c. en Bélgica, la cual coincide curiosamente con el registro del primer libro publicado en China, es mucho más que un componente.

Ahí mismo me atravesó una duda: ¿Qué representa el lúpulo para los cerveceros hoy en día? No quedándome satisfecha con darle al lúpulo el rótulo de “ingrediente”, necesité hacer esos 121 kilómetros que nos separaban de nuestro destino para conocer la respuesta.

Comenté mis planes a mis amigos y a mi tocaya Sofía Lagreca, fotógrafa y guía local, quien me acompañó cámara en mano para comenzar y retratar nuestra aventura.

Maltas Caramelo y Pale en la Fiesta Nacional del Lúpulo de El Bolsón
Maltas Caramelo y Pale en la Fiesta Nacional del Lúpulo de El Bolsón

La fiesta comenzó el viernes 25 y finalizó el domingo 27. Con un día de anticipación, ya sobre la hora, decidimos ir. Tuvimos que hacer malabares para conseguir vehículo y motras acrobacias para lograr alojarnos, pero, fieles a nuestro ímpetu, pudimos resolverlo sobre la marcha. Así fue como el sábado 26, luego de haber palpitado la primera noche por redes sociales, cargamos las mochilas y nos fuimos directo al Polideportivo Municipal de El Bolsón (Castelli y Rivadavia).

Tras los pasos del Humulus lupulus
8
El predio de la Fiesta Nacional del Lúpulo, a los pies del cerro Piltri

Ya en el predio y, muy entusiasmadas, empezamos a planificar las fotos, tarea que se dificultaba porque el Cerro Piltriquitron nos vigilaba vestido de un rosa atardecer. El escenario “Violeta del Agua” era partícipe de la prueba de sonido de Miguel Mateos, que entonaba su hit “Tirá para arriba”, aunque a nosotras por ese momento, lo único tirado que nos importaba, era la birra.

Así fue como, buscando huecos entre tema y tema, nos atrevimos a robar un poquito de tiempo a los expositores. Ellos eran los únicos capaces de calmar nuestras inquietudes acerca de ésta planta del género humulus que tanto seduce al mundo cervecero artesanal.

Pablo, de la Cooperativa Cerveceros Patagónicos, concluyó que el lúpulo es uno de los cuatro pilares de la cerveza. Francisco de Keuk, de la cervecería Lago Puelo, nos dijo que el lúpulo, con su implementación, permitió “jugar” más, dandole el caracter de “creatividad” en la fabricación a la cerveza. Por otro lado, Hernán representó a la Cervecería Kuruf, oriunda de Cipolletti, y respondió que éste insumo representa la pasión por lo que el fabricante hace, lo que nos llevó a pensar que, sin dudas, el lúpulo es el mejor amigo del cervecero.

Una vez terminado nuestro trabajo, invitadas por la buena onda de los cerveceros, nos dedicamos a aplaudir a los artistas en escena y
disfrutar del espectáculo detalladamente organizado por la Municipalidad de El Bolsón. Ya después de la elección de la reina,
las que coronaron la noche fuimos nosotras, brindando por nuestra próxima “aventura cervecera.

*Redacción: Sofía Cirnigliaro – *Crédito Fotos: Sofía Lagreca – 14/04/2017

Comentarios del lector

Comentarios