CONOCIMIENTO TÉCNICO

Consejos para evitar una carbonatación inconsistente

La carbonatación es uno de los pasos finales en la preparación de una cerveza. Una pinta con poco gas u otra demasiado cargada pueden arruinar horas, días y recursos dedicados a producir un “batch” de nuestro producto.

La gasificación de una cerveza se puede realizar de diversas formas. Las dos principales son incorporando azúcar fermentable o agregando CO2 en barriles.

En el primer caso, se puede utilizar azúcar de maíz que al entrar en contacto con el mosto la levadura se alimenta de él y genera dióxido de carbono que al estar encerrado dentro de una botella se disuelve en la cerveza.

Para muchos cerveceros principiantes esta es una de las partes más complejas de dominar. Por este motivo, compartimos algunos consejos que pueden facilitar la tarea:

1) Estar atento al espacio que se deja en el recipiente. Cuanto más espacio quede libre en la botella, más carbonatación quedará en el mosto. Para lograr la medida justa recomendamos poner la punta de la llenadora hasta el fondo de la botella y dejar que el líquido llegue hasta la punta. Una vez que remuevas el artefacto, es casi 100 por ciento seguro que quedará la medida justa de mosto.

2) Formatos y tamaños de botellas. Por los altos costos de botellas nuevas o recicladas, muchos homebrewers deciden utilizar cualquier tipo de recipiente que logran recuperar. Esto puede ser contraproducente, ya que envases de cuello corto o muy anchos (por ejemplo) son más difíciles de controlar las cantidades de azúcar necesaria. Nuestra sugerencia es invertir en botellas y, así, evitar errores.

3) Mezclar el azúcar en la totalidad del mosto.  Muchos pueden llegar a utilizar esta técnica porque ahorra tiempo y trabajo. Sin embargo, si agregamos en el madurador perdemos el control de la distribución justa y además abrimos la puerta a posibles contaminaciones. Recomendamos agregar individualmente por botella y hacer fuerza para soportar el dolor de cabeza que esta tarea suele traer.

4) Las pastillas de azúcar. Estas opción se consigue en la mayoría de las casas de insumos. Pero a nuestro gusto aportan mala gasificación y espuma. Recomendamos cocinar almíbar y agregarlo con jeringa a las botellas. (6 milímetros en botellas de 660ml).

Fuente: BeerAndBrewing

Comentarios del lector

Comentarios