Conocimiento técnico

Cata de cerveza: pasos para realizarla como un sommelier

Aroma, sabor y apariencia. Tres factores claves que hay que tener en cuenta cuando la pinta llega a la mesa.

La complejidad en las artesanales las hace merecedoras de un correcto ritual de cata de cerveza para disfrutar al máximo sus cualidades.

Vale recordar para los más novatos que esta bebida fermentada se destaca, según el estilo, por su aroma, amargor y cuerpo.

Lo primero para poder degustar en las mejores condiciones una cerveza es tener en cuenta la temperatura a la que debe estar servida. Obviamente en bares y pubs esto no es algo que el consumidor pueda controlar, pero depende del anfitrión respetar la climatización necesaria.

A la hora de enfrentarse a una pinta o copa son 5 los pasos sencillos a realizar. Observar, oler, probar, combinar los últimos dos y, por último, analizar la sensación en boca.

cata de cerveza

Arranquemos con la observación. Cuando la cerveza llega a la mesa, lo primero que debemos hacer es mirar con detención dos elementos claves: la espuma, la gasificación y el color.

Por el lado de la espuma, algunas de las cosas a mirar bien son si es abundante o escasa, si desaparece rápido o permanece. Además, en lo que refiere a la tonalidad debemos mirar si es brillante, turbia o transparente. Por último, la vivacidad con la que se desprende el gas es otro factor clave para entender características claves de cada estilo.

cata de cerveza

Una vez apreciados los rasgos visuales de la cerveza, el siguiente paso es enfocarnos en los posibles aromas que se puedan detectar. Según el Centro de Cata de Buenos Aires, son más de 900 las cualidades olfativas capaces  de ser identificadas en una pinta o copa, entre ellos florales, herbales o a madera.

Además, es importante elegir la cristalería adecuada, ya que según su aspecto podrá retener mejor las características descriptivas del estilo que estamos catando.

cata de cerveza

El tercer paso y quizás el más esperado es probarla. Más allá de un amigable aroma y una buena apariencia, si una cerveza es demasiado amarga o tiene sabores no deseados, todo está perdido. Este paso de una cata de cerveza es muy importante para comprender qué es lo que estamos tomando.

También te puede interesar: Consejos para evitar mala gasificación

El gusto de una cerveza es una consecuencia de muchos factores como el tratado del agua, la preparación del mosto durante el macerado, el hervido, el tiempo de fermentación y maduración, entre otros elementos.

La forma recomendada para una correcta cata es primero tomar un sorbo para despertar las papilas gustativas. Luego, bebemos un poco más para ya sí evaluar los sabores que encontramos en nuestra cerveza protagonista del momento.

cata de cerveza

El cuarto paso de una cata de cerveza, luego de haber apreciado visualmente, sentido el aroma y  saboreado la cerveza, volvemos a tomar un sorbo aspirando al mismo tiempo para complementar dos de los factores más importantes de esta bebida.

Por último, volvemos a tomar para sentir el cuerpo de la cerveza. Puede ser ligero, medio o robusto. Por ejemplo, en el caso de una Cream Stout, probablemente apreciaremos una sensación de “líquido masticable” en la boca. Además, este paso final sirve para evaluar la carbonatación y la resistencia del sabor dependiendo de cuánto dura en la garganta.

Comentarios del lector

Comentarios